Menu

EEUU ya produce dos millones más de barriles de petróleo que Arabia Saudí cada día

La industria petrolera de EEUU ha rebasado los 12 millones de barriles por día (mbd) de producción, un nuevo récord para el que lleva siendo el mayor productor de petróleo del mundo desde principios de 2018. La rápida expansión de la técnica del fracking (fracturación hidráulica) para extraer shale oil (petróleo de esquisto) está llevando en volandas a la producción total de EEUU que ya bombea 2 mbd más cada día que Arabía Saudí, país que ha liderado históricamente la producción de oro negro.

 

La Agencia de la Energía de EEUU (EIA) ha publicado este lunes el dato de la producción media de petroleo y condensados en abril. EEUU bombeo 12,2 mbd durante ese mes, superando por 2 mbd la producción de Arabia Saudí y en 1,6 la de Rusia, segundo productor a nivel mundial. 

Mientras que la industria de EEUU responde a las reglas del mercado (oferta, demanda y precios), Arabia Saudí (junto al resto de la OPEP) y Rusia mueven la producción con el objetivo de influir en los precios del crudo y lograr cierto control sobre el mercado que les reporte un beneficio mayor que el que se puede obtener en un mercado competitivo. Esta situación ha llevado a que Arabia Saudí recorte su producción de petróleo (buscando que los precios del crudo suban) mientras que EEUU ha seguido aumentando su producción aprovechando que el precio actual del barril está por encima del coste de producción para la mayoría de la industria americana.  

 

 

Este nuevo récord llega casi un año después del anterior número redondo, cuando la producción rebasó los 11 mbd en septiembre de 2018. La industria del crudo en EEUU ha registrado un crecimiento vertiginoso desde 2011 cuando la producción se encontraba en 5,5 mbd, un nivel en el que llevaba estancada durante años. Desde entonces, la extracción de petróleo se ha multiplicado por dos, lo que ha sido fundamental para que los precios del 'oro negro' no hayan vuelto a alcanzar los 100 dólares por barriles desde 2014. 

Los elevados precios del petróleo incentivaron la inversión de las petroleras americanas para perfeccionar la técnica del frácking. Esta vía ha demostrado ser, tras años de perfeccionamiento, una vía rentable para extraer el petróleo que se encuentran en formaciones rocosas que grandes cantidades de pizarra. 

La técnica del fracking permite sacar petróleo de formaciones poco permeables. Grosso modo, esta técnica consiste en la perforación del suelo hasta alcanzar las capas rocosas que contienen el petróleo. Después se introduce en el pozo creado un conducto que producirá la fracturación hidráulica a través de la expulsión a presión de agua, arena y químicos. El agua a presión fractura las rocas, mientras que los granos de arena mantienen abiertas las fisuras de las rocas para que el crudo vaya fluyendo hacia el pozo.

La EIA comenta en la nota que ha publicado para analizar este hito que el aumento de la producción de petróleo crudo en tierra se debe principalmente al desarrollo de las formaciones de baja permeabilidad a través de la perforación horizontal y fracturación hidráulica (fracking). La EIA estima que la producción de crudo de formaciones de baja permeabilidad en abril de 2019 alcanzó los 7,4 millones de barriles al día o lo que es lo mismo el 61% de toda la producción de EEUU.

 

La Cuenca Pérmica es el campo petrolero más productivo de EEUU. Esta cuenca se encuentra en el oeste de Texas y el este de Nuevo México, y está compuesta por diferentes estratos con petróleo de esquisto, lo que permite extraer crudo de diferentes capas y zonas geológicas con un solo pozo. Todo ello convierte a la Cuenca Pérmica en una de las áreas de menor coste para extraer esta materia prima. La Cuenca Pérmica representa alrededor del 63% de la producción de Texas y el 96% del petróleo crudo de Nuevo México.

 

Fuente: eleconomista.es  

Autor: Vicente Nieves

Las ventas de coches diésel caen a niveles de 1994

 

El pasado mes de junio, solo el 25,9% de los 130.519 vehículos que se matricularon en España eran diésel, por un 63,4% de gasolina. Ambos valores son máximos este año y, de hecho, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) no se veía un reparto similar desde el año 1994, es decir, desde hace 25 años, cuando el reparto fue del 25,4% y del 74,6%, respectivamente. 

Desde mediados de la década de los 90, la cuota de mercado de vehículos diésel aumentó de forma sostenida hasta el año 2013, cuando firmó un 70%, siendo sus mejores ejercicios los años 2007 y 2010 con un 71%. A partir de entonces, la gasolina y la irrupción de las nuevas propulsiones, sobre todo la híbrida y la eléctrica, han ido arrebatándole espacio. No obstante, entre el 2013 y el 2017, las ventas de vehículos alimentados por gasóleo se mantuvo en una horquilla entre el 66% y el 56,8%. El 'dieselgate' también contribuyó en esta etapa a restar ligeramente cuota de mercado al diésel.

El desplome del diésel

En 2018, sin embargo, todo cambió. Desde las administraciones y varias entidades ajenas al sector automovilístico se demonizó a este combustible y se le acusó de ser muy contaminante, sobre todo por culpa de las emisiones de NOx (Óxidos de Nitrógeno), un gas especialmente nocivo para las personas. Dichas emisiones, según sostienen los fabricantes, se han reducido significativamente gracias a nuevas tecnologías como el catalizador SCR o la inyección de AdBlue, que neutraliza gran parte del NOx en el sistema de escape.

Los gobiernos, además, lo han castigado aún más planteando en algunos casos fechas límite para la comercialización de vehículos diésel nuevos, a veces años antes a las propuestas para la prohibición de coches de gasolina, y aumentando los impuestos sobre el carburante.

A nivel local, los diésel también han salido muy perjudicados en cuanto a restricciones de circulación. En el ejemplo español, la etiqueta B (amarilla) corresponde a vehículos de gasolina matriculados a partir de enero del año 2000, mientras que en el caso del diésel no la portan vehículos matriculados antes de enero del 2006. Cabe recordar que, por ejemplo en Barcelona, cualquier vehículo sin etiqueta no podrá circular por la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) a partir de enero de 2020.

Con todo, la cuota de mercado del diésel ha pasado de ser del 56,8% en 2017, al 25,9% en junio de 2019. La incertidumbre generada alrededor del combustible ha penalizado sus ventas y varias marcas han optado incluso por eliminar las versiones alimentadas por gasóleo de muchos de sus vehículos. Este hecho, al contrario de lo que se podría pensar tras todo lo que se ha dicho sobre el diésel, tiene consecuencias negativas para el planeta.

Más gasolina, más CO2

La caída de ventas de vehículos diésel no ha derivado en un incremento proporcional de las ventas de vehículos eléctricos o híbridos, ya que apenas representaron el 10,5% de las ventas durante el primer semestre de 2019, sino que ha servido para engordar de nuevo las cifras de ventas de vehículos de gasolina. De hecho, la facturación por la compra de vehículos nuevos de gasolina superó en 2018 por primera vez en 15 años a la registrada por la comercialización de coches diésel. Tampoco ayuda, que desde el gobierno se realicen pocos esfuerzos por motivar la compra de vehículos eléctricos, mucho más caros que los de gasolina.

Los vehículos alimentados por gasolina emiten más CO2 que los diésel básicamente porque su consumo es mayor. Al reducirse las ventas de coches diésel en favor de la gasolina, el CO2 lleva dos años seguidos aumentando. Según datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA), las emisiones medias de CO2 de los vehículos nuevos se redujeron 22 gramos entre los años 2010 y 2016. No obstante, en 2017 aumentaron 0,4 gramos por kilómetros y, en 2018, en dos gramos más. En España, estas emisiones han pasado desde los 116 gramos por kilómetro en 2017, hasta los 118 en 2018 con lo que, lejos de ayudar al medioambiente abandonando al diésel, los consumidores lo están perjudicando.

Paralelamente, además de al medioambiente, los consumidores se perjudican a sí mismos. Europa exigirá a las marcas de coches que las emisiones medias de sus gamas no superen los 95 gramos por kilómetro en 2021, una cifra lejana en comparación con la actual. En caso de no conseguirlo, los fabricantes deberán pagar una multa de 95 euros por unidad vendida en 2020, algo que podría traducirse en una sanción potencial de varios miles de millones de euros. Al final, como apuntan expertos y varias organizaciones, la sanción la pagarán los clientes con un una subida de precios.

La OPEP acuerda mantener los recortes de suministro de petróleo hasta marzo de 2020

 

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha acordado este lunes mantener los recortes de suministros hasta marzo de 2020 incluso asumiendo el coste de seguir sacrificando cuota de mercado. Nueve meses de prórroga para tratar de apuntalar el precio del crudo ante la perspectiva de una caída de la demanda global y el alza de la producción de Estados Unidos, en cifras récord.

El acuerdo de los 14 países miembros -alcanzado en la 176ª conferencia ministerial de la OPEP en Viena, presidida por el ministro de Petróleo de Venezuela, Manuel Quevedo- se daba por hecho desde que el pasado sábado el príncipe heredero saudí Mohamed bin Salman y el presidente ruso Vladimir Putin apostaran por prolongar el tijeretazo durante su encuentro en la cumbre del G20 en Japón.

 

La reducción tiene que ser refrendada este martes por el grupo de diez países aliados pero tampoco en este encuentro de la llamada OPEP+ se esperan sorpresas. Rusia, que encabeza esta alianza, es uno de los impulsores de la prórroga. OPEP acordó el pasado diciembre un recorte de 1,2 millones de barriles diarios de crudo (mdb) o el 1,2% de la demanda global, con el propósito de alentar el precio del crudo, que se hallaba por debajo de los 54 dólares/ barril.

En este período, no obstante, los recortes han sido incluso mayores por las sanciones impuestas por EEUU a Irán y Venezuela. Riad, el mayor productor de la OPEP y el líder de facto de la organización, trata de empujar el precio del barril de crudo por encima de los 70 dólares. El barril de petróleo Brent se vende este lunes a 66,75 dólares.

La decisión de la OPEP logró encarecer el precio durante el primer trimestre del año pero se ha visto contrarrestada por el creciente aumento de la producción estadounidense de petróleo de esquisto -que cosechó en abril la cifra récord de 12,16 millones de barriles y aspira a convertirse en exportador neto en 2021- y el desplome de la demanda de crudo, ante la constatación de que sus motores, China e India, no crecerán tan rápido como se había previsto. También ha contribuido a su tendencia bajista la disputa arancelaria que enfrenta a China y EEUU.

Riad ha sellado esta nueva reducción de la producción en contra de la exigencia de Donald Trump, que había instado a la monarquía saudí a liderar el incremento del suministro y la reducción de los precios en un panorama marcado por la zozobra sobre el abastecimiento que ha desatado la escalada de la tensión militar en Oriente Próximo y una cadena de sabotajes contra petroleros a las puertas del estratégico estrecho de Ormuz.

 

EQUILIBRAR LAS CUENTAS

El nuevo acuerdo, en busca de un alza que equilibre las cuentas públicas de los países miembro, prolonga una reducción adoptada inicialmente en 2017. Entonces fue considerada una solución a corto plazo para digerir los excesos de reservas. El intento de controlar los precios -complicado por una cada vez mayor complejidad del mercado- ha ido reduciendo la aportación total de la OPEP al mercado global, situada ahora en los niveles más bajos desde 1991.

La rebaja de las extracciones conjuntas en 800.000 bd será repartida proporcionalmente entre 11 de los 14 miembros de la OPEP. Irán, Venezuela y Libia se hallan exonerados del compromiso por la caída involuntaria de sus bombeo.

El concierto previo alcanzado entre Arabia Saudí y Rusia también ha tensionado a los miembros de la organización. "Creo que la influencia de Rusia es bienvenida", ha declarado este lunes el ministro de Energía saudí Jalid al Falih, interrogado por la implicación de Moscú en los asuntos internos de la OPEP. "Se acordó renovar la medida después de que ambos estuviéramos convencidos de que se trata del movimiento correcto para el mercado. Ni Rusia nos dicta a nosotros ni nosotros a ellos", ha agregado.

La entente Riad-Moscú ha suscitado la queja pública de otros miembros como Irán. "Irán no va a abandonar la OPEP pero creo que la OPEP va a morir si estos procesos prosiguen", ha deslizado el ministro de Petróleo iraní Bijan Zanganeh a propósito del acuerdo previo rubricado por ambos países en Osaka.

 

 

Fuente: www.elmundo.es  //  Imagen: Agencia EFE

El petróleo se dispara con el derribo de un dron estadounidense por parte de Irán.

 

Los mensajes de la Fed y las caídas del dólar ayudan a las subidas del petróleo, pero la mayor oleada de compras se produce como reacción a las noticias del derribo por parte de Irán de un dron espía de EEUU en el Estrecho de Ormuz, la misma zona de los ataques sufridos por dos buques petroleros hace una semana.

Las alertas geopolíticas se activan de nuevo, y como sucediera hace una semana, el detonante son los ataques registrados en el Estrecho de Ormuz, convertido en la principal ruta marítima para el transporte de petróleo.

 

El rally de hasta el 4% que registró el pasado jueves el precio del petróleo se desató como respuesta a la noticias de los ataques sufridos por dos buques petroleros, propiedad de empresas noruegas y japonesas. Todas las sospechas se dirigían entonces a Irán, y apuntaban a una escalada en las represalias del régimen de Teherán por el embargo al crudo iraní adoptado por EEUU.

Una semana después las propias autoridades de Irán no dejan lugar a la duda sobre la autoría del ataque que ha provocado el derribo de un dron espía de EEUU en el Estrecho de Ormuz. Los Guardianes de la Revolución iraníes han anunciado esta madrugada el derribo de un avión no tripulado estadounidense de observación.

 

 

La posición exacta del dron en el momento del derribo es causa de controversia entre EEUU e Irán. De acuerdo con las autoridades estadounidenses, el avión no tripulado sobrevolaba el espacio aéreo internacional en el Estrecho de Ormuz, mientras que desde el régimen de Teherán sostienen que se había adentrado en el sur de Irán.

El suceso supone un paso más en la escalada de la tensión entre EEUU e Irán. Esta misma semana el propio régimen de Teherán avanzó que superaría los niveles límites de uranio enriquecido dentro de su programa nuclear, el origen del embargo adoptado por EEUU.

Subidas de hasta el 3%
La escalada de la tensión dispara de nuevo las alertas geopolíticas, y eleva los temores incluso a un conflicto bélico. La respuesta de los inversores del mercado del petróleo es inmediata, como sucedió hace una semana con los ataques a dos buques petroleros.

El precio del crudo se dispara hasta un 3%. El barril de Brent supera en su escalada los 63 dólares, mientras que el barril tipo West Texas acelera por encima de los 55 dólares.

El temor a una escalada de la tensión en Oriente Medio que pueda dar lugar incluso a un conflicto bélico acelera por encima del 5% la revalorización que acumula el petróleo desde el nivel previo a los ataques de la semana pasada a dos buques petroleros en el Estrecho de Ormuz. Antes de estos incidentes el barril de Brent se había desinflado justo por debajo de la barrera de los 60 dólares.

Antes de conocerse el derribo del dron de EEUU, los operadores del mercado del petróleo contaban ya con alicientes renovados para reanudar su toma de posiciones. La confirmación de una próxima bajada de tipos por parte de la Fed de EEUU supone un estímulo para el crecimiento económico, y por consiguiente, para las perspectivas de demanda de crudo. Además, con sus mensajes, la Fed desinfla la cotización del dólar, la divisa que monopoliza el mercado del petróleo.

Con el nuevo tirón alcista que registra en la sesión de hoy, la cotización del barril de Brent eleva al 16% la escalada que registra desde el inicio del año.

 

 

 

Fuente: https://amp.expansion.com

Novak: "El petróleo podría caer a los 30 dólares de no alcanzar un pacto"

El ministro de energía ruso acerca la posibilidad de extender los recortes de producción de la OPEP durante la segunda mitad del año.

 

La extensión del acuerdo de la OPEP para limitar la producción de petróleo durante la segunda mitad de 2019 parece más cerca de producirse. El ministro de energía saudí Khalid al-Falih ha detallado hoy en una entrevista a la agencia rusa de noticias Tass que solo falta el visto bueno de Rusia para prorrogar el pacto, a lo que su homólogo ruso, Alexander Novak, le ha respondido que de no producirse el acuerdo, "los precios del petróleo podrían caer hasta los 30 dólares por barril".

Al-Falih se encuentra en Rusia manteniendo conversaciones con Novak, y ha afirmado que "se están dando pasos" para evitar una fuerte caída en los precios del crudo. Por su parte, Novak ha asegurado que hay "grandes riesgos" de que se produzca un exceso de oferta de oro negro y que Moscú necesita monitorizar más el mercado para estar en disposición de tomar una decisión "equilibrada" en julio. 

Los datos parecen dar la razón a las declaraciones de ambos ministros. Hoy mismo, China ha publicado las cifras de importación de esta materia prima en el mes de mayo. El gigante asiático ha reducido sus importaciones hasta las 1,36 toneladas de crudo en mayo frente a las 1,69 millones de abril, según ha indicado la autoridad aduanera de Pekín.

En el último mes, el precio del oro negro ha estado soportando presiones a la baja por varios frentes. La inestabilidad en Venezuela, el final de la bula estadounidense sobre el crudo iraní y el temor a la desaceleración comercial y económica por el auge del proteccionismo han estado pasando factura al petróleo. 

A pesar de que el barril de Brent, petróleo de referencia en el Viejo Continente, aún acumula una revalorización del 17,55% en lo que va de año, desde que estallara la fase más cruenta de la guerra comercial el pasado cinco de mayo, se ha dejado un 11,23% y se sitúa en el entorno de los 63,24 dólares. Por otro lado, el petróleo West Texas en Estados Unidos suma un 19,18% en lo que va de año y ha perdido el 13,06% desde el cinco de mayo. Hoy oscila entorno a los 54,12 dólares por barril.

Petróleo Brent62,660   +0,594%

El presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró la semana pasada que Rusia y la OPEP no estaban de acuerdo sobre cual es el precio justo para el petróleo pero que ambas partes tomarían una decisión conjunta durante la reunión del club de países productores de petróleo en Viena que se celebrará en las próximas semanas. La cumbre del G-20 será otro de los eventos en los que según al-Fhalih ambas potencias discutirán sobre el tema. 

No obstante, a pesar de que las señales parecen indicar que el acuerdo del cártel para limitar la producción puede estar más cerca de producirse, siguen habiendo incertidumbres que podrían complicarlo. "Obviamente, hay un debate dentro del país sobre cuál es el volumen exacto que Rusia debería de producir durante la segunda mitad del año", ha apuntado al-Falih.

Igor Sechin, director ejecutivo de Rosneft, una compañía petrolífera rusa que en 2018 representó el 6% de la producción mundial de petróleo, ha criticado duramente la posibilidad de prolongar el pacto con la OPEP. Según Sechin, el acuerdo representa una amenaza para Moscú ya que le daría una oportunidad a Estados Unidos de "hacerse con la cuota de mercado rusa".

 

Fuente: cincodías.elpais.com

Si el petróleo baja un 14%, ¿por qué los carburantes siguen en máximos del año?

La fuerte carga fiscal de la gasolina y del gasóleo frenan un mayor descenso de los precios

Los precios de los carburantes en nuestro país apenas han variado a pesar de que el petróleo ha caído un 14% en las dos últimas semanas, hasta los 61,93 dólares el barril, y del descenso de las cotizaciones internacionales de la gasolina y del gasóleo. Esto se debe, sobre todo, a la fuerte carga fiscal que soportan los combustibles.

Como el 53% del precio de venta de cada litro de gasolina son impuestos (0,472 euros del impuesto Especial más el 21% del IVA), el descenso del petróleo y de la cotización internacional de este carburante solo repercute en el 47% del precio de venta al público, ya que la parte de los impuestos es fija.

Lo mismo sucede con el gasóleo, aunque en este caso sus impuestos suponen el 48% del precio de cada litro (0,379 euros del impuesto Especial más el 21% del IVA).

Es decir, que cuando baja el petróleo y las cotizaciones de los carburantes su impacto en los precios de la gasolina y del gasóleo es menor, no descienden con el mismo porcentaje.

Por el contrario, cuando suben el crudo y las cotizaciones de los carburantes, el efecto es el contrario y los precios se encarecen en menor cantidad. Así, hasta hace dos semanas, el petróleo había subido casi un 30% a lo largo de este año, mientras que en el mismo periodo la gasolina solo lo había hecho en un 15% y el gasóleo en un 11%.

 

 

 

Fuente: Diario ABC

--

La guerra comercial asusta más que los recortes de la producción y el petróleo cae más de un 2%

 

Los futuros de petróleo corrigen más de un 2% en una jornada marcada por el pesimismo en los mercados: miedo a la guerra comercial, a la desaceleración de la economía y a las señales que envía la curva de tipos a los inversores. Todo ello está superando a los recortes de producción de la OPEP y a las disrupciones del suministro.

 

El crudo Brent, de referencia en Europa, pierde alrededor de un 2% hasta los 67,3 dólares por barril. Por su parte, el West Texas cae otro 2% llegando a perder los 58 dólares por barril. 

Sin el ruido de la guerra comercial y el miedo a una mayor desaceleración de la economía, el petróleo debería haber mantenido la tendencia al alza que predomina en este 2019. "Los riesgos sobre el suministro continúan siendo elevados con la incertidumbre geopolítica en Oriente Medio, así como en Venezuela con los problemas para mantener su bombeo de crudo", señala James Mick, director de energía en la firma de inversión Tortoise.

Sin embargo, la tensión comercial entre China y EEUU que amenaza con agudizar la desaceleración de la economía está poniendo en duda la demanda futura de petróleo. Históricamente, un menor crecimiento económico ha desembocado un menor crecimiento de la demanda de crudo ante el menor consumo de familias y empresas de sus productos derivados. 

Los economistas de Commerzbank explican que ahora mismo lo que pesa sobre el precio del crudo "es la presión de la escalada del conflicto comercial entre EEUU y China". 

La Agencia Internacional de la Energía ya recortó desde 1,3 hasta 1,2 millones la demanda de petróleo esperada para este 2019. Sin embargo, este revisión a la baja se produjo a principios de mayo y podría no haber tenido en cuenta el efecto sobre la economía global de la intensificación de la batalla comercial. La economía de China, que es el mayor importador del mundo de crudo, podría ser la gran perdedora de este enfrentamiento.

 

 

Fuente: eleconomista.es 

El crudo iraní es "un peón en el ajedrez" de los acuerdos de las grandes potencias

Irán puede producir menos petróleo por las sanciones de EEUU hasta niveles de la década de 1980, cuando la venta de crudo sufrió un revés por la guerra con Irak, publica la Agencia Internacional de la Energía. En abril, la república persa redujo su producción a un ritmo de 130.000 barriles al día, hasta los 2,61 millones de barriles.

 

Manouchehr Takin, experto en seguridad energética y exsecretario de Irán ante la OPEP, dice no confiar del todo en el informe de la AIE porque el problema con el petróleo iraní es el mismo que surgió durante la Presidencia de Mahmud Ahmadineyad (2005-2013), cuando EEUU anunció que iba a adoptar sanciones contra Teherán y que cualquier país que le comprara petróleo sería sancionado.

"Es que cuando Estados Unidos anuncia que con su bloqueo económico ha reducido la producción de petróleo iraní hasta los 1,1 millones de barriles al día, a la vez las imágenes por satélite y por otras fuentes que van tras la pista de los petroleros señalan otra cifra de producción de crudo iraní: 1,9 millones de barriles por día", asegura.

A eso se debe añadir, dice, que nadie sabe hasta qué punto quienes compraban crudo a Irán se están tomando en serio las amenazas estadounidenses.

 

"China ha dicho que seguirá comprando petróleo a Irán. La India también. El gigante asiático está negociando con EEUU y el conflicto entre ambos países ha empeorado de un día para otro por la guerra comercial. Esas negociaciones pueden terminar con China rehusando comprar petróleo iraní y exigiendo a EEUU que reduzca los impuestos sobre la soja que le vende", dice.

Así las cosas, las exportaciones de petróleo iraní podrían caer dentro de poco, añade. El petróleo iraní "se convierte en un peón en el tablero de ajedrez de los acuerdos entre los grandes jugadores".

Takin explica que la AIE se podría haber basado únicamente en las declaraciones de Donald Trump sobre la compra de crudo para elaborar su informe de mayo. Está seguro de que, a pesar de las expectativas y la posible ralentización del mercado petrolífero iraní, el precio del crudo no subirá exponencialmente. También de que Arabia Saudí y Estados Unidos pueden "tomar como rehén" al petróleo de Irán: "A diferencia de lo que espera Irán, que reduzca su producción de petróleo no influirá demasiado porque Arabia Saudí tiene potencia productiva suficiente para producir petróleo y EEUU mismo produce petróleo de esquisto", dice.

En cualquier caso, dice que a la reducción en la producción petrolera persa le seguirá una subida en los precios del crudo, aunque, hay que tener en cuenta, asegura, que Arabia Saudí puede aumentar su producción de 1,5 millones a 2 millones de barriles al día.

 

Es precisamente Arabia Saudí quien podría ocupar el lugar de Irán en el mercado mundial del petróleo. Antes producía 11 millones de barriles al día, ahora produce 10 millones pero es capaz de producir 12, apunta Takin

 

Fuente: mundo.sputniknews.com -> https://sptnkne.ws/m4tf

 

Fin de la tregua al diésel: cuándo y cómo subirán los impuestos al gasóleo

La subida de los impuestos al diésel

A la espera de la aprobación de otras leyes, como la de Transición Energética y Cambio Climático, el Gobierno, que aún no ha iniciado formalmente la nueva legislatura, a la espera de su investidura, confirmaba a la Comisión Europea su intención de subir los impuestos hasta recaudar 5.654 millones de euros para 2020. Ya sabemos que una parte de esa cantidad provendrá precisamente de una subida del impuesto especial sobre hidrocarburos del gasóleo, que hasta ahora era de 30,7 céntimos de euro por litro repostado, aproximándolo a los 40,25 céntimos de euro por litro repostado con que está gravada la gasolina.

Cuándo y cómo subirán los impuestos al gasóleo  

Sobre el cuánto subirán los impuestos al gasóleo aún no lo sabemos. En los Presupuestos Generales presentados en 2019, que no fueron aprobados por el Congreso de los Diputados, se esperaba una subida de 3,8 céntimos de euro por litro repostado en 2019, y una nueva subida en 2020.

La no aprobación de los presupuestos presentados para este año, y las elecciones, han llevado al Gobierno a mantener prorrogados durante este año los Presupuestos Generales del Estado de 2018 que fueron aprobados a pesar de haber sido propuestos por el Gobierno anterior, de Mariano Rajoy. Es decir, en 2019 no habrá subida de impuestos al gasóleo.

Ahora hablemos de plazos. Con carácter general, el Gobierno debería presentar los Presupuestos Generales del Estado de 2020, y aprobar en consejo de Ministros para su presentación en el Congreso, antes del 1 de octubre. Si este plazo se cumpliera, y en los 15 días posteriores a la presentación el Gobierno consiguiera recabar los apoyos suficientes, los presupuestos se aprobarían para entrar en vigor el 1 de enero de 2020. De manera que el 1 de enero de 2020 sería la fecha tentativa en que entraría en vigor la subida de los impuestos al diésel.

De no cumplirse esos plazos, los presupuestos actuales se renovarían de nuevo en 2020, a la espera de la aprobación de unos nuevos presupuestos que retrasarían la subida de impuestos y, por lo tanto, los objetivos de recaudación que el Gobierno ha transmitido a la Comisión Europea. A estas alturas sí deberían descartarse otras soluciones, aplicables excepcionalmente, como que la subida de impuestos se aplique mediante soluciones, como la empleada en las semanas previas a las elecciones, la fórmula del Real Decreto-Ley.

 

¿Cuánto subirán los impuestos al gasóleo?

Como os decíamos, el Gobierno no ha anunciado aún a cuánto ascenderá la subida del impuesto especial sobre hidrocarburos con que está gravado el gasóleo. En 2019 se esperaba una subida de 3,8 céntimos de euro por litro repostado, que no se llegó a producir, y que en 2020 hubiera una nueva subida. El objetivo del Gobierno era subir progresivamente el impuesto actual, de 30,7 céntimos de euro por litro repostado para el gasóleo, aproximándolo a los 40,25 céntimos de euro por litro repostado.

 

La opción más probable es que la subida sea de 3,8 céntimos de euro por litro repostado. Las estimaciones que hizo el Gobierno en su día, de la repercusión para el bolsillo de los conductores que tendría esta medida, era que le costaría algo más de 3 euros al mes al conductor medio de un diésel. Entendiendo como conductor medio, y según estimaciones realistas, a aquel que recorre unos 15.000 kilómetros al año

 

 

Fuente: DiarioMotor.com

 

Estado Mayor iraní: "Si nuestro petróleo no se transporta por el estrecho de Ormuz, el crudo de otros países tampoco pasará"

 
El jefe militar precisó que la medida no significaría el bloqueo del estrecho y que las autoridades del país no tienen planes para cerrarlo a menos que "no tengan otra opción".

Irán afirma que no permitirá que otros países exporten su petróleo a través del estrecho de Ormuz, si a Teherán le prohíben hacerlo, afirmó este domingo el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas iraníes, Mohammad Bagheri, cuyas palabras recoge la agencia Tasnim.

El alto cargo militar precisó que las Fuerzas Armadas de su país garantizan la seguridad en el estrecho y quieren que la zona siga siendo abierta y segura. "Si alguien va a socavar la seguridad en el estrecho de Ormuz, ciertamente le haremos frente y si nuestro crudo no se transporta por el estrecho de Ormuz, definitivamente el petróleo de otros [países] tampoco pasará por el estrecho", declaró durante una rueda de prensa.

Al mismo tiempo, precisó que la medida no significaría el bloqueo del estrecho y que las autoridades del país no tienen planes para cerrarlo a menos que "no tengan otra opción"

 

 

De este modo, si desde el 2 de mayo la India, Italia, Grecia, Japón, Corea del Sur, Turquía, China y la isla china de Taiwán continúan comprando petróleo a Irán, Washington activará sanciones contra ellos. Desde noviembre del 2018 los citados Estados habían quedado exentos de las sanciones estadounidenses con el fin de que redujeran gradualmente la importación de crudo iraní.

Por su parte, Mohammad Javad Zarif, ministro de Exteriores de la República Islámica, declaró este miércoles que continuarán "utilizando el estrecho de Ormuz como un paso de tránsito seguro para la venta de su petróleo". "Pero si EE.UU. toma la loca medida de tratar de evitar que hagamos eso, entonces debería estar preparado para las consecuencias", acotó.

 

Fuente: actualidad.rt.com

View older posts »

Buscador

Deja tu Comentario!

Actualmente no hay comentarios del blog